Un arcoiris en el paladar

No recuerdo bien cuál fue el primer día que me senté en aquel banquito, pero una vez lo hice, me pregunté por qué no lo había hecho antes.

Estaba ubicado al final de un pasillo del metro, en el transbordo entre dos líneas, la amarilla y la verde. Era perfecto porque era un punto relativamente tranquilo donde nadie se detenía, no quedaba cerca de ninguno de los dos andenes. Todos estábamos de paso, con nuestras prisas, nuestras horas en punta y nuestros “en 2 minutos llego”.

Y allí, en tierra de nadie, yo encontré mi pequeño oasis cotidiano, un día de esos en que te despiertas más temprano de lo habitual y te regalas unos minutos de calma entre metro y metro.

Mi banco (a esas alturas ya era “mi” banco) quedaba justo en frente de una pequeña parada de donuts de todos los colores que alegraba la vista, pero que el gusto, seguro, no podría asimilar. Era como una ventana a la fantasía emergiendo del gris que invadía ese tramo de la estación.

Hoy me he quedado unos segundos absorta mirando, admirando y salivando ante todos aquellos apetitosos donuts recién hechos. Me imagino mordiendo todos y cada uno de ellos, para descubrir qué sabores esconden el color violeta o el turquesa o el amarillo pollo.

Una chica joven con el cabello recogido en una gorra con redecilla es la encargada de colocarlos cuidadosamente con unas pinzas en el escaparate de cristal. Es delgada y no demasiado alta. Tiene el cabello y los ojos negros y una expresión risueña.

Su semblante alegre casi ilumina la oscuridad de aquel retazo de cruda realidad matinal.

El agente de seguridad del metro que la observa atentamente desde una distancia prudencial parece pensar lo mismo. Es alto, no demasiado guapo, pero su rostro transmite una bondad que contrasta con el uniforme y la porra y esposas que lleva asidas al cinturón.

Se acerca tímido, dubitativo. Le cuesta mantener la mirada de la chica. Al final se decide por un donut de azúcar (el más común y a la vez sabroso de los donuts), que le pide con un leve tartamudeo.

Ella se lo sirve en un sobrecito de papel con una servilleta y un guiño. El chico se sonroja.

Testigo muda de la escena no puedo evitar una ligera emoción. ¿Cuántas veces pueden darse situaciones así en todo el mundo cada día? ¿Cuántas veces la magia prende en el lugar más anodino?

El chico rebusca en sus bolsillos el dinero para pagar. Parece que no encuentra la cartera y su rubor sube un tono más, a la vez que a sus ojos asoma un atisbo de vergüenza y a sus labios una disculpa. La chica de la redecilla le tranquiliza y le dice que no se preocupe, que ella le invita al donut si él le trae un café al día siguiente. El chico parece aliviado y una sonrisa cruza su preocupado rostro transformándolo. A él no se le ocurre mejor manera de sellar el acuerdo que con un fuerte apretón de manos que agita el menudo cuerpecito de la joven. Los dos rien y quedan en verse al día siguiente, a la misma hora.

Él se da la vuelta y se aleja con el dulce en la mano sin pensar si quiera en darle un mordisco. Ella continúa colocando su arcoiris de donuts en el aparador.

Yo sigo la secuencia sin apenas pestañear… Él esta a punto de doblar la esquina hacia la línea verde, ella sigue ordenando las bandejas… 5, 4, 3, … justo antes de perderse de vista, 2, 1 y… ¡ambos se giran para mirarse! ¡Bravo!

Casi se me escapa un “¡Sí!” de alegría, pero consigo controlarlo.

Rien, se saludan con la mano desde la distancia y continúan con su día.

Eso sí, ahora un poquito más felices.

Distraída por las mil mariposas que aletean en mi cabeza, busco en ese cajón de sastre sin fondo que es mi bolso, el móvil para ver la hora… ¡Es tardísimo! Me levanto como impulsada por un resorte y echo a correr por el pasillo. Seguro que me cae un sermón por el retraso.

Llego tarde, pero yo también sonrío.

Eso sí, ahora un poquito más feliz.

Donuts

Anuncios

2 comentarios en “Un arcoiris en el paladar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s